usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

La eficiencia energética, camino inevitable del futuro de la construcción

27/11/2009


* Este informe, iniciativa de Asprima, analiza cómo se mejora la calificación de un inmueble
* La relación 'más coste y mejor eficiencia energética' es buena para todos
* Repaso del estudio, tiempo y rentabilidad
* La importancia de la orientación y ayudas para rehabilitar



La eficiencia energética no debería ser una moda pasajera, como muchos creen, sino la base para pensar en el futuro de la construcción en España. Un edificio puede ser mejorado hasta cumplir el máximo rigor exigido por el Código Técnico de la Edificación, el texto legal que marca el camino a seguir.

Hasta ahora, decenas de experimentos se vienen haciendo en el mundo para paliar el derroche energético. Pero lejos de realizar estudios sólo teóricos, que quedan muy bien cuando se habla de ellos, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), empujada por la iniciativa de la Fundación Asprima (Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid), ha finalizado la primera fase de un ambicioso proyecto llamado Precost&e cuyo epígrafe principal lo dice prácticamente todo: Evaluación de los costes constructivos y consumos energéticos derivados de la clasificación energética de las viviendas.

El profesor de la UPM Justo García Navarro ha sido el director de este proyecto que él mismo resume: "Nuestro objetivo es promover la eficiencia energética en general en los edificios residenciales. Para ello tratamos de trasladar un mensaje al promotor inmobiliario dándole información de lo que le cuesta pasar de un proyecto que tenga calificación energética básica o mínima a otra superior".

La conclusión fundamental es que la relación "más coste y mejor eficiencia energética" es buena para todos, promotores y potenciales habitantes. ¿Qué futuro comprador no va a querer un piso "muy poco más caro", pero cuya mayor inversión recupera en pocos años y vive en unas condiciones y calidad de vida mejores?

Otra conclusión, para él, es que esta investigación hará que "el mercado se dinamice". El edificio sobre el que se ha hecho el estudio es de 143 viviendas de protección oficial en bloque cerrado, se llama Vallecas 8 y fue promovido por la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo del Ayuntamiento de Madrid (EMVS). Se encuentra ubicado en el Ensanche de Vallecas y desde el citado organismo se considera que tiene una categoría C.

Repaso

Haciendo un repaso rápido del estudio, se ve claramente que hacer casas de buena eficiencia energética es el futuro. El edificio estudiado, cuyo proyecto original no cumple el Documento Básico del Ruido por ser anterior al mismo, puede ponerse al día con un leve aumento del presupuesto del 1,8%, con las consiguientes mejoras de ahorro energético. Hay que recordar que el Código Técnico de la Edificación marca cinco categorías de eficiencia energética de mayor a menor: A, B, C, D y E.

¿Por qué este edificio y no otro? "Hay una razón fundamental y es que la tipología de las viviendas en los cuatro laterales que componen la manzana cuadrada era idéntica", dice el profesor de la UPM. "Por tanto, podíamos analizar cómo se comportaba una misma vivienda, sin ningún tipo de variación, con orientaciones distintas, que es algo esencial a la hora de estudiar su comportamiento energético", añade.

Sobre un aspecto tan importante como los costes, Justo García Navarro apunta que el mensaje no es otro que "invirtiendo muy poco más dinero un edificio se puede mejorar mucho"; y también señala que "de ahora en adelante los nuevos edificios deben tender a la mejora de la eficiencia energética". Con su estudio, Asprima y la UPM aportan una herramienta que ayudará a la mejora de los edificios tanto ya construidos como los que se proyecten en el futuro.

Insiste, además, en una cuestión para él fundamental: "El mensaje tiene que llegar a la sociedad en general, no sólo al promotor, puesto que éste puede hacer un edificio con un sobrecoste, que será mínimo". Inmediatamente recalca que "ese sobrecoste también lo tiene que asumir el consumidor a quien no debe parecerle engañoso o inútil pagar un pequeño diferencial porque, entre otras cosas, a lo largo de la vida del edificio va a tener menos gastos a la hora de consumir energía".

José Manuel Galindo, presidente de Asprima, habló en la presentación del estudio de la importancia de éste para el mercado: "Se trata, por un lado, de que el promotor pueda tomar la decisión empresarial de construir un edificio con una calificación energética asegurada y, por otro, permitir al comprador conocer de antemano que la vivienda que va a adquirir le va a suponer un ahorro concreto de costes energéticos".

En la misma línea apunta Marta Torres, gerente de esta asociación: "Hay que hacer un trabajo de calidad para todos, para el promotor y para el comprador". Y recuerda que ésta no es "una cuestión tanto del coste como del beneficio para la oferta y la demanda".

¿Y qué sucede con el ahorro real de los habitantes de las viviendas? El estudio permite saber cuánto se puede ahorrar al pasar un edificio de una calificación energética a otra. Así, según el informe, "la obtención de una calificación B desde la peor opción E supone un aumento de presupuesto de entre el 5% y el 8%, es decir, de 40 a 64 euros/m2; esto se traduce en una reducción de emisiones de 28,6 a 29,9 kilos de CO2 por metro cuadrado al año y en un ahorro anual en el coste del consumo de hasta el 76% (5,36 euros/m2)".

Esto supone que una familia que viva en una casa de tipo B de unos 90 metros cuadrados puede ahorrarse en un año 482 euros en luz y gas con relación a lo que gastaría en un piso tipo E.

Tiempo

"En un edificio de estas características, de un piso de calificación B a uno E el ahorro puede ser muy significativo", subraya García Navarro. El informe también revela los datos opuestos, es decir, cuánto se gasta cuando se empeora y se disminuye la calificación energética D a una E. En este caso sólo se produce un "ahorro en el presupuesto en torno al 2,5%, que implica una reducción de la inversión entre 18,5 euros y 21,5 euros por metro cuadrado".

Sin embargo, se produce "un aumento de emisiones en torno a 21 kilos de CO2 por metro cuadrado al año y un incremento en el coste del consumo anual en torno al 110% (3,5 euros por metro cuadrado)". Incluso en las escuelas inmobiliarias se habla desde hace tiempo de la transcendencia de la eficiencia energética. "El proceso constructivo actual es el que más consume ciertos recursos energéticos y aplicando la eficiencia energética a la nueva construcción y rehabilitación seremos más sostenibles", asegura José Antonio Pérez, director de la cátedra de Desarrollo Inmobiliario Sostenible del Instituto de Práctica Empresarial (IPE).

El propio Justo García Navarro señala: "¡Claro que hay que decir que éste es el futuro de la construcción! En un momento que vivimos de crisis de energía, y por lo que viene, hay que intentar consumir menos en un edificio. Es decir, usar energías renovables, por un lado, y generar menos demanda: reducir el consumo. Y para esto hay que cambiar la costumbre y mejorar el sistema".

Rentabilidad

En Asprima están igualmente muy mentalizados con hacer ver las bondades de la eficiencia energética de los edificios a la demanda. "El comprador tiene que percibir la rentabilidad económica. Nuestra obligación es, desde la oferta, tirar de la demanda", asegura Marta Torres. Además, no tiene inconveniente en reconocer que "los promotores deben hacer las mejores casas, las de mayor eficiencia energética. Es una responsabilidad social porque por ahí va el medioambiente y la sostenibilidad".

Compara las calificaciones de las casas con las de los electrodomésticos: "Los ciudadanos ya eligen su lavadora diciendo 'deme una A' o 'deme una B' porque conocen bien la relación calidad-precio. Esto hay que conseguirlo con las casas". La UPM, además, está preparando otro estudio sobre "el parque mobiliario existente y que es susceptible de rehabilitación energética".

En Asprima hablan del 'stock': "Estamos intentando que la administración reconozca la rehabilitación energética para las viviendas terminadas sin vender e incluirlas así en un programa para mejorarlas".

El actual estudio tendrá otras fases. "La segunda, que ya ha empezado, es hacer el mismo análisis en Barcelona, Sevilla, Valencia, Oviedo y probablemente a Málaga. Además de las cinco zonas climáticas, Asprima nos sugirió otras", concluye el profesor Justo García Navarro.

La importancia de la orientación

A la hora de hacer el estudio, "además de la importante variable que supone la envolvente (fachada, tejados...)", hay otras dos claves: "El diseño y la orientación y los sistemas de gestión energética", según el informe.

Puesto que el edificio está construido, la orientación no se ha podido elegir: "La sur obtiene una mejor calificación que la norte con menor coste". Del mismo modo, las este y oeste "difícilmente obtienen mejor calificación ni con mayor inversión". Por tanto, "no se puede alcanzar una calificación energética superior a C sin intervenir en el diseño del edificio". Por otra parte, reducir las ventanas supone una "importante mejora de la calificación energética".

En cuanto a la calefacción, el estudio no puede asegurar si es mejor un sistema colectivo o individual. "Los costes individualizados han bajado tanto que al final la comparación de uno y otro sistema no refleja diferencias importantes en el coste", señala Justo García Navarro. Sí se aclara que las calderas de condensación son mejores que las estándar y que la calefacción por hilo radiante supone una clara mejora energética.

Ayudas para rehabilitar

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, adelantó el pasado miércoles en una conferencia organizada por Unidad Editorial que la Ley de Economía Sostenible que aprobará hoy el Consejo de Ministros incluirá incentivos fiscales para la rehabilitación de viviendas.

Con este anuncio el Gobierno da un paso más en su apuesta por fomentar esta práctica a la que ya dedica la mitad de los objetivos del Plan de Vivienda 2009-2012. Pero no sólo desde la Administración central se incentiva la rehabilitación de edificios y viviendas, sino que también se hace desde la mayoría de gobiernos regionales y locales por medio de incentivos fiscales o de ayudas directas.

Ayudas para rehabilitar

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, adelantó el pasado miércoles en una conferencia organizada por Unidad Editorial que la Ley de Economía Sostenible que aprobará hoy el Consejo de Ministros incluirá incentivos fiscales para la rehabilitación de viviendas.

Con este anuncio el Gobierno da un paso más en su apuesta por fomentar esta práctica a la que ya dedica la mitad de los objetivos del Plan de Vivienda 2009-2012. Pero no sólo desde la Administración central se incentiva la rehabilitación de edificios y viviendas, sino que también se hace desde la mayoría de gobiernos regionales y locales por medio de incentivos fiscales o de ayudas directas.

Ayudas para rehabilitar

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, adelantó el pasado miércoles en una conferencia organizada por Unidad Editorial que la Ley de Economía Sostenible que aprobará hoy el Consejo de Ministros incluirá incentivos fiscales para la rehabilitación de viviendas.

Con este anuncio el Gobierno da un paso más en su apuesta por fomentar esta práctica a la que ya dedica la mitad de los objetivos del Plan de Vivienda 2009-2012. Pero no sólo desde la Administración central se incentiva la rehabilitación de edificios y viviendas, sino que también se hace desde la mayoría de gobiernos regionales y locales por medio de incentivos fiscales o de ayudas directas.

Fuente:

El Mundo

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450