usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

La presidencia española considera que una Politíca Energética Común basada en la seguridad de suministro debe ser una prioridad en los próximos años

17/01/2010


Esta seguridad de suministro se basará en el mantenimiento del liderazgo de la UE en sostenibilidad energética, el desarrollo de tecnologías energéticas y el fomento de las infraestructuras de interconexión entre los Estados miembros.

La Presidencia española considera que una Política Energética Común basada en la seguridad de suministro deberá constituir una de las prioridades de la política energética en los próximos años.

Esta seguridad de suministro se basará en el mantenimiento del liderazgo de la UE en sostenibilidad energética, el desarrollo de tecnologías energéticas y el fomento de las infraestructuras de interconexión entre los Estados miembros y con los países vecinos.

La Unión Europea debe seguir siendo una referencia mundial en la lucha contra el cambio climático a través de la aportación de una visión a largo plazo con los horizontes de 2030 y 2050, sustentada en el papel de las tecnologías bajas en contenido de carbono y la incorporación en la planificación energética, a partir de 2013, de los elementos del nuevo reglamento sobre emisiones.

En este sentido, la estrategia a medio plazo se concretará en el Plan de Acción Europeo de la Energía 2010-2014, un conjunto de acciones que la Presidencia española quiere impulsar con la intención de que sean aprobadas formalmente en el Consejo Europeo de Primavera.

Para ello y dado que la Comisión Europea se encuentra en plena renovación, la Presidencia española ha elaborado un documento con los elementos básicos que articularán el Plan de Acción que servirá de base al Ejecutivo comunitario para elevar su propuesta al Consejo y al Parlamento Europeo y que ha sido debatido en el encuentro informal de ministros de Energía de la UE celebrado en Sevilla bajo el lema La Unión Europea. Energía y Cambio Climático, presidido por el ministro español de Industria, Turismo y Comercio y presidente del Consejo de ministros de Energía, Miguel Sebastián.

El trabajo de los responsables de las estrategias energéticas europeas debe dirigirse a garantizar a los ciudadanos el acceso a una energía limpia, segura y con precios adecuados para su bienestar y progreso, objetivos que se anclan en tres pilares fundamentales: la sostenibilidad, la competitividad, y la seguridad de suministro, a la que ahora debe añadirse como novedad la dimensión exterior derivada, entre otras, de la entrada en vigor del Trabado de Lisboa.

La política energética europea de los próximos años

Las nuevas competencias en política exterior contempladas en el Tratado de Lisboa son una oportunidad adicional para la cooperación en asuntos energéticos.

La política exterior de la UE tendrá que incluir la energía como un punto permanente de su agenda, en torno a un foro de diálogo como el Consejo Transatlántico de Energía UE - EEUU, para conseguir acuerdos como el paradigmático Energystar, que constituye un ejemplo notorio en el ámbito de la eficiencia energética, en este caso con Estados Unidos y con Japón, o en una perspectiva más amplia, en proyectos tales como el Plan Solar Mediterráneo o la Asociación Internacional para la Cooperación en Eficiencia Energética, que se firmará en breve bajo Presidencia española.

Mientras que el anterior Plan de Acción ponía el peso en la sostenibilidad y el Mercado Interior, este nuevo plan deberá poner el acento en la seguridad del suministro y en el desarrollo de las tecnologías energéticas, ambos íntimamente ligados.

Desde la Presidencia española se considera el desarrollo tecnológico como el elemento indispensable sobre el que debe girar el nuevo modelo energético, pues sólo la implantación permanente de nuevas tecnologías nos aportará la eficacia en las iniciativas más sensibles, como el ahorro energético, la eficiencia energética, la promoción de las energías renovables o la captura y almacenamiento de carbono, actividades imprescindibles para caminar hacia una economía baja en carbono que incorpore una importante generación de empleo.

Todo ello es especialmente importante si se tiene en cuenta que la dependencia energética de la Unión Europea es muy alta y va a continuar creciendo.

Otros asuntos energéticos relevantes que la Unión Europea tiene sobre la mesa y que deben tenerse en cuenta en la estrategia común son el nuevo Plan de Acción de Eficiencia Energética, el nuevo Instrumento Europeo de Seguridad e Infraestructuras, y la financiación de tecnologías bajas en carbono, como base del desarrollo del SET Plan (Strategic Energy Technology Plan).

Asimismo, la Presidencia apuesta por impulsar la plena puesta en marcha de la Agencia Europea de Cooperación de Reguladores (ACER) y espera que cuanto antes sea un órgano operativo, una vez solventadas las cuestiones relativas a su sede y a su estructura administrativa, para resolver cuestiones como la divergencia regulatoria entre Estados miembros o las interconexiones, temas que deberán estar entre sus prioridades.

Fuente:

Extremadura empresas.com

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450