usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Una vivienda inteligente que ahorra hasta un 30 por ciento de energía

13/03/2010


Diseñan un hogar que permite regular la luz, las persianas o detectar un escape de gas sin gastar más

Una vivienda puede estar dotada de la última tecnología y no gastar más por ello. De hecho, gracias a los últimos avances digitales, un hogar puede reducir su consumo energético entre un 25 y un 30 por ciento. Prueba de ello es el Centro Demostrador del Hogar Digital construido por la Asociación Multisectorial de Empresas de Tecnologías de la Información, Comunicación Electrónica (Asimelec), y que esta semana se ha presentado en Madrid.
El prototipo permite crear una vivienda acogedora, segura y eficiente energéticamente que, además de ser domótica, es digital, ya que cuenta con una pasarela residencial que conecta todas las redes domésticas entre sí y permite el control de la vivienda (sus alarmas, los vídeos y los dispositivos) desde el exterior, bien sea vía móvil o bien vía internet. La vivienda resulta eficiente energéticamente gracias a medidas pasivas, como el diseño, y activas, que van desde el uso optimizado de los equipos hasta su control monitorizado.

Medidas
Por ejemplo, «el hogar digital permite que el futuro inquilino pueda controlar la iluminación y la climatización, regular los toldos y las persianas, así como el riego», explica José Miguel Solán, director de Innovación de Schneider Electric, que ha colaborado en su diseño y construcción, dotándole de tecnología propia.
En el caso de las persianas, su domotización, como precisa Solán, «hace que la vivienda aproveche la luz natural y por ende consuma menos energía, y frenar, en cambio, la radiación solar para reducir el gasto de aire acondicionado». «Además –prosigue–, la iluminación del hogar se regula también al detectar la presencia de alguien, de modo que si entras en una habitación ésta se enciende y viceversa».
La climatización y el control de temperatura a su vez se consiguen al activar o desactivar la calefacción y la refrigeración si hay o no personas en el hogar, así como a distancia, mediante el móvil o internet.
Y si mientras en el salón la tecnología se destina al ocio y al entretenimiento, en el baño, un sistema regula la temperatura del agua según su uso. En el caso de la ducha, por ejemplo, hay un sistema de control por persona, de modo que sale el agua a la temperatura idónea sin desaprovechar recursos hídricos.
Todas estas medidas permiten el citado «ahorro de un 30 por ciento de energía», dice. «Un porcentaje que se incrementa en un 50 por ciento o más gracias a sistemas de energía geotérmica y solar», asegura Valentín Fernández, director técnico del demostrador y miembro de la Comisión Multisectorial del Hogar Digital de Asimelec.
Respecto a la seguridad, la vivienda digital dispone de alarmas técnicas que permiten detectar posibles incendios, escapes de gas o de agua. También dispone de un control de acceso, vídeo portero y vídeo vigilancia que permiten ver quién llama a la puerta desde la televisión.
Todas estas medidas convierten una vivienda normal en una casa digital a partir de 1.500 o 3.000 euros, según los expertos. «Un sobrecoste que se amortiza a los cuatro años», destaca Fernández.

Fuente:

La Razón

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450