usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

El 30% del gasto total de energía se produce en el ámbito familiar y el hogar

01/03/2009


Reducir el 1% en Galicia supone 4 millones de toneladas menos de CO2 liberadas •• Gestos sencillos, como apagar una bombilla, ayudan a rebajar la factura.

Y otro es acudir a la oficina sin utilizar el coche. Si tan sólo se dejarán de usar el 1% de los vehículos para este cometido se ahorraría 20 millones de litros de combustible al día. Cierto es que el transporte público Los ciudadanos perciben que poco a poco, y a veces de golpe, el recibo de la luz sube. Lo que notan menos es la cantidad de aparatos eléctricos que tienen en sus domicilios. El estado del bienestar los ha ido introduciendo en sus viviendas y consumen, está claro. El 30% del gasto energético nacional se produce en las familias, en concreto un 18% corresponde a electricidad y gas y un 12% al combustible del coche. Una cifra respetable a tener en cuenta porque suponen millones de toneladas de CO2 que perjudican el medioambiente.
Entre el año 2000 y 2006 en nuestra comunidad se incrementó la demanda energética en un 30%. "Un dato brutal que, de manter a tendencia, imos abocados a un problema moi serio", asegura Juan José Álvarez Carril, director del Instituto Enerxético de Galicia (Inega), entidad que pretende en seis años (2007-2012) reducir en un uno por ciento el consumo actual. Ello equivale a 1,4 millones de toneladas de petróleo, o a la producción de carbón para alimentar a las centrales térmicas de Meirama y As Pontes durante un año. Conseguirlo supondría un ahorro de 4 millones de toneladas de CO2 enviadas a la atmósfera, la mitad de la emisión anual de dichas industrias productoras eléctricas.
"Calquer xesto por pequeno que sexa suma, apagar a bombilla ó saír dunha habitación, pechar a billa cando lavas os dentes, todo esto forma parte dunha nova cultura enerxética que axuda o desenvolvemento sostible", dice Álvarez Carril, que apuesta porque el mensaje de concienciación cale en la ciudadanía. No sólo es cuestión de pensar en ducharse en vez de bañarse (se ahorra un tercio del gasto del agua y del calentador de gas o eléctrico) y hacerlo a la temperatura de 30 grados, sino en adoptar otros hábitos que sean rentables en la economía personal y, a la vez, contribuyan a mejorar el medioambiente.
La diferencia entre el consumo de un frigorífico clase A, de máxima eficiencia, y el de menor supone un ahorro no sólo de 400 euros al año sino que deja de emitir 2,2 toneladas de CO2. Una bombilla de bajo consumo cuesta más, pero también dura diez veces más que una tradicional, gasta casi un 80% menos y ahorra en su vida útil hasta media tonelada de CO2. Son dos ejemplos bastante claros de cómo desde una familia se puede contribuir a la sostenibilidad. no funciona como debería, pero ante esta situación lo mejor es que se junten cuatro o cinco compañeros de trabajo para ir rotando su automóvil en estos desplazamientos. La cuestión es concienciarse.

Fuente:

El Correo Gallego

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450