usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Autoconsumo de energía eléctrica

06/03/2012


Un alivio para el reciente varapalo que han recibido las renovables en España puede ser el Real Decreto 1699/2011 que regula la conexión a la red de las instalaciones de producción de electricidad de pequeña potencia, que popularmente conocemos como autoconsumo.

Entre las ventajas que tiene generar la electricidad en el sitio donde se va a consumir destaca que la podemos producir en el mismo punto lo que minimiza las pérdidas asociadas al transporte y la distribución, aumentando su ecoeficiencia. Si además la generación de electricidad se hace a partir de fuentes renovables, como pueden ser el sol, el viento, el agua y la biomasa, entonces evitamos la quema de combustibles fósiles, reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) que producen, entre otros efectos adversos, el calentamiento global y la lluvia ácida.

En España hasta hace poco, cuando el mercado era todavía un monopolio, la función de generación de electricidad estaba reservada a las compañías eléctricas, pero después de su liberalización cualquier actor tiene reconocido el derecho a intervenir en este mercado. Esto ha dado lugar al nacimiento de los llamados generadores independientes que empezaron a producir electricidad y venderla en el mercado libre, mediante el conocido como régimen especial de generación.

Al mismo tiempo, el desarrollo tecnológico ha hecho asequible la captación de energía procedente de fuentes renovables y su transformación en electricidad. Y estas tecnologías hoy están disponibles para su uso, incluso en nuestros domicilios.

Por lo tanto confluyen las condiciones necesarias para un salto cualitativo en la forma de generar y consumir la energía eléctrica. Venimos de un sistema altamente centralizado, basado en la generación en grandes centrales, frecuentemente alejadas de los puntos de consumo, lo que requiere utilizar para su transporte líneas de alta tensión, de media y de baja tensión, para que la electricidad llegue al punto de consumo.

Quizás Rifkin con su Tercera Revolución Industrial sea uno de las figuras mediáticas que más esté contribuyendo a difundir la generación distribuida y el autoconsumo. Uno de los pilares de su propuesta consiste en convertir nuestros edificios en minicentrales eléctricas, interconectadas gracias al concepto de SmartGrid.



Hoy se puede generar electricidad en cualquier punto de consumo, por ejemplo mediante la captación de la radiación solar y su transformación en electricidad con la tecnología fotovoltaica, lo que abre la puerta a que cualquier edificación, ya sean viviendas, edificios públicos, industrias y explotaciones agrícolas y ganaderas, se conviertan en generadores. Este simple hecho, supone una transformación radical de los sistemas eléctricos aún vigentes, ya que con el acercamiento de la generación al consumo, se descentraliza el sistema y se hace distribuido.

Mientras que en el sistema eléctrico centralizado convencional, la generación debe seguir al consumo, que es variable a lo largo de día, en el caso de un sistema eléctrico distribuido, al no ser coincidentes los perfiles horarios de generación y de consumo, se hace necesario emplear sistemas de almacenamiento para acumular la energía generada sobrante que no es utilizada. Sin duda las redes inteligentes (SmartGrids) jugarán un papel crucial en este futuro descentralizado.


( http://www.ecointeligencia.com/2012/03/autoconsumo-de-energia-electrica /)

Fuente:

ecointeligencia

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450