usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

El nuevo tributo nuclear obligará a las eléctricas a provisionar 550 millones

11/12/2012


El nuevo impuesto nuclear incluido en el proyecto de ley de medidas fiscales a la energía obligará a las eléctricas, especialmente a Endesa e Iberdrola, a provisionar este año 550 millones. Para librarse de un tributo que consideran retroactivo, han decidido sacar los residuos de Garoña antes de que entre en vigor la ley, el 1 de enero.

El pleno del Senado tiene previsto aprobar esta semana el proyecto de ley de medidas fiscales al sector energético que incluye, entre otros, un nuevo impuesto directo sobre el combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos que producen las centrales atómicas (también otro que gravará el almacenamiento centralizado de los mismos). La medida que había pasado desapercibida hasta ahora, pues el protagonismo de la polémica norma se lo ha llevado el nuevo impuesto a la generación eléctrica (que ha pasado del 6% al 7% en el trámite parlamentario) y el céntimo verde al gas natural, ha causado un gran malestar entre las grandes eléctricas.

Y más después de que el Grupo Popular haya incluido algunas enmiendas en la Comisión de Industria del Senado, por las cuales, aquel tributo tendrá carácter retroactivo, según denuncian las eléctricas propietarias de las centrales (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa y HC Energía). Esta retroactividad obligaría a todas ellas, y así se lo han pedido los auditores, a realizar una provisión en las cuentas de este ejercicio por un total de 550 millones de euros, de los cuales, la mayoría corresponden a Endesa (290 millones de euros) e Iberdrola (casi 200 millones).

Según el artículo 15 del proyecto de ley remitido a la Cámara baja, el “hecho imponible" del nuevo impuesto es el combustible nuclear irradiado. Y una de las enmiendas del Grupo Popular matiza que se entenderá por dicho combustible "al irradiado en el reactor que durante el periodo impositivo haya sido extraído definitivamente de este".

De hecho, en el caso del combustible que haya sido gravado por el impuesto y que vuelva a ser introducido en el reactor no volverá a estar sujeto de nuevo al impuesto.
Pero, para las empresas, el problema está en otra enmienda, la que modifica el artículo 17 del proyecto de ley que fijada base imponible" del impuesto en el combustible gastado y los residuos "resultantes de la generación de energía nucleoeléctrica". Aquellos serán los kilogramos de metal pesado (uranio y plutonio) "contenidos en el combustible nuclear producidos durante el periodo impositivo" y que durante dicho período "hayan sido extraídos definitivamente del reactor”. Concretamente, 2.190 euros por kilo de metal pesado.

En otras palabras, el combustible gastado que se extraiga en 2013 no tributará desde el 1 de enero en que se prevé que entre en vigor el nuevo impuesto, sino desde el momento en que se introdujo en el reactor. Por tanto, devengarían el tributo las barras de uranio que se introdujeron en los reactores hace 54 meses y que se saquen en las recargas del próximo año.



DESCARGARDESCARGAR

Fuente:

Cinco Días

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450