usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Geotermia, energía infinita y desaprovechada

24/12/2012


¿Imaginan una fuente energética limpia, infinita y gestionable. Es complicado, ¿no? Pues está situada justo debajo de nuestros pies. Se trata del calor que almacena la Tierra y que puede ser utilizado en múltiples aplicaciones, que pueden ir desde la producción de electricidad hasta la calefacción de una carretera para evitar las heladas. Y todo eso completamente gratis. ¿Parece increíble? Pues no lo es, se trata de una realidad que parece abrirse paso en la provincia de Almería, una tierra asentada sobre un terreno de origen volcánico, donde un conjunto de anomalías geológicas se pueden transformar en auténticas calderas para la producción de vapor.

El calor que se alberga en la Tierra puede representar una fuente de recursos energéticos y económicos de entidad. Una energía que funciona las 24 horas del día y los siete días de la semana; una fuente energética que, a diferencia de la solar o la eólica, no depende de las condiciones meteorológicas, sino que requiere de una serie de condiciones geológicas que hacen que queden, por decirlo de alguna manera, al descubierto grandes focos de calor que pueden alcanzar hasta los 300 grados centígrados.





La Junta de Andalucía ha concedido un permiso a la empresa gallega Norvento, para la realización de una serie de estudios en varios puntos de la provincia, para analizar su potencial geotérmico y que se van a realizar en la zona del Bajo Andarax y el Levante. De momento se trata de un proyecto en una fase muy temprana y todavía no se sabe cuándo comenzarán los trabajos de prospección, a pesar de que la empresa cuenta con un plazo de dos años, prorrogables por otros dos más, para la finalización de esos estudios y decidir si le interesa instalar un conjunto de plantas para aprovechar el calor de la Tierra y transformarlo en electricidad. La clave está en el parón a las primas a la energía eléctrica producida por fuentes renovables, que también ha dejado tiritando a sectores como el de la energía eólica, la fotovoltaica y la termosolar.

En el caso de la energía geotérmica, las primas se hacen más necesarias todavía que en el resto, ya que la inversión a realizar en una planta de este tipo se dispara, ya que se habla de alcanzar profundidades que rondan los 1.500 metros y que requieren de estudios previos en los que hay que invertir mucho dinero, ha explicado a esta revista la empresa Norvento, que todavía se muestra muy reticente a dar detalles de los proyectos que llevará a cabo en Almería, porque consideran que todavía se encuentran en una fase inicial, y por eso tampoco han querido facilitar datos de la inversión que supondrá su actuación en la provincia.

Lo que sí es cierto, es que se está ante una fuente de recursos que en nuestro país está prácticamente sin explotar. En España sólo se utilizan sistemas de aprovechamiento de energía geotérmica de baja temperatura, o como dicen los expertos, de baja entalpía, aplicados a la producción de calor y agua caliente en los hogares. Según la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), el volumen de instalación de este tipo de sistemas es casi ridículo en este país, si se compara con la presencia que tienen fórmulas renovables como la fotovoltaica, y calculan que solo hay instalados unos 150 megavatios. Este tipo de energía requiere perforaciones a poca profundidad, que en la mayoría de los casos no superan los 30 metros, y por un coste cercano a los 20.000 euros se puede climatizar (frío y calor) una casa de unos cien metros cuadrados.

Sin embargo, éste no es el tipo proyecto por el que está interesado Norvento, ya que la empresa gallega quiere aprovechar los ‘yacimientos’ de alta temperatura que puede haber en la provincia, capaces de superar los 200 grados centígrados y que sí son interesantes para la producción de vapor de agua, que más tarde sirve para accionar una turbina que finalmente es la que genera la electricidad. Y cierto es que, en este sentido, nuestro país ha desaprovechado enormemente su potencial geotérmico, descubierto a principios de los años 80 por un estudio del Instituto Geológico Minero, que calificó a la franja que va desde la provincia de Málaga hasta la de Alicante como la segunda zona de mayor potencial geotérmico del país, detrás de Canarias, islas con una actividad volcánica mucho más intensa, como se pudo ver recientemente en la isla de La Gomera. De hecho, el Instituto Geológico Minero reconoce once instalaciones de aprovechamiento geotérmico en todo el país, y una de ellas está en el Balneario de Sierra Alhamilla, donde se utiliza la surgencia de agua caliente de cinco litros por segundo, para calefacción, agua caliente y la balnoterapia, con una potencia instalada de 740 kw.

Y es que, la peculiaridad geológica de la provincia de Almería la convierte en un lugar de máximo interés para el desarrollo de este tipo de tecnología que aprovecha el calor de la Tierra. Muestra de ello son las diferentes surgencias de agua termal que hay en la provincia y que alcanzan un mayor grado de concentración en zonas como la del Bajo Andarax. Los balnearios de Alhama y Sierra Alhamilla son ampliamente conocidos por todos, así como una tercera explotación de aguas termales que se utilizó en Pechina a principios del siglo XX. Lo que igual no es tan conocido es la cantidad de calor que se almacena bajo esta comarca almeriense, donde es más que sencillo encontrar agua a más de 40 grados centígrados, en profundidades no muy elevadas, y que en muchos casos no superan los 150 metros. Esto lo explica el profesor de la Universidad de Almería, Francisco Sánchez Martos, que ha realizado varios estudios sobre la composición de las aguas termales de Almería. Sánchez Martos, asegura que la aparición de aguas a alta temperatura es señal del enorme calor que se alberga bajo la Tierra. “Es muy fácil dar con aguas subterráneas a altas temperaturas en el Bajo Andarax, de hecho, en varios sondeos realizados para la obtención de agua destinada a regadío se ha dado con reservas a temperaturas superiores a los 40 grados centígrados”, explica, “y esto es señal que de hay una serie de ‘fracturas’ en el subsuelo que hacen que se comunique el calor del interior a zonas mucho más superficiales”.

Y ahí está la clave de por qué la provincia de Almería cuenta con un alto potencial en cuanto a energía geotérmica, en las anormalidades geológicas producidas por una actividad volcánica relativamente reciente, en términos geológicos, claro. De forma normal, la temperatura de la Tierra aumenta un grado cada 33 metros. Sin embargo, la cosa cambia, y de qué manera, cuando entran en juego fracturas en el interior que comunican el calor almacenado en zonas mucho más profundas. Este hecho está favorecido, además, por la fricción que se produce entre las placas Africana y Europea, que se unen bajo el Mar de Alborán.

En los primeros estudios sobre potencial geotérmico de este país, realizados a finales de los años 70, gracias al boom inicial de las energías renovables provocado por la crisis del petróleo de 1973, el Instituto Geológico Minero ubica los puntos de máximo interés geotérmico de toda la Península Ibérica en las provincias de Almería, Málaga, Granada y Murcia, y calcula que en el subsuelo se pueden alcanzar temperaturas de hasta 150 grados.

En esta zona, el Instituto Geológico Minero describió un potencial de baja y media entalpía, con temperaturas que van de los 60 a los 140 grados, y a profundidades de 400 a 2.500 metros. Y los usos que describe para el aprovechamiento serían su utilización aplicada a la agricultura, la realización de procesos con calor y la producción de electricidad con ciclos binarios.

En sus estudios, el Instituto Geológico Minero reduce las zonas potenciales de alta temperatura a la región de Canarias, donde la actividad volcánica es muchísimo más reciente, con diversas manifestaciones en la actualidad, tal y como se pudo comprobar hace tan solo unos meses, con la erupción del volcán submarino en la isla de La Gomera.

Según ha explicado la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo en Almería, que es la que tiene las competencias de las explotaciones mineras, la primera fase de los estudios que realizará Norvento consiste en una serie de análisis de carácter sismológico, para descubrir el potencial de las zonas seleccionadas a través de las vibraciones del terreno, para, en una segunda fase, comenzar a realizar trabajos de campo y acotar las zonas de interés.

Según ha explicado la Junta de Andalucía, el procedimiento descrito por la empresa para la obtención de la electricidad, en el caso de que encuentre de interés intervenir en Almería, consistiría en la incrustación de una serie de sondas en el terreno, que transportarían un flujo caloportador a una profundidad de unos 1.500 metros. Este material absorbe el calor de la Tierra, que a esa profundidad y en los puntos de máximo interés se puede acercar a los 200 grados, para convertir agua en vapor, que sería transformado en electricidad a través de un sistema termodinámico.

Estos estudios previos no serán “agresivos” con el terreno, aunque es cierto que la empresa tendrá que realizar algunos trabajos de restauración ambiental en los puntos donde realice los sondeos, ya que sí se producirán movimientos de tierra.

Todo apunta, si los estudios previos no fallan, que tendrá éxito, aunque el aprovechamiento de esta fuente de calor para la producción de electricidad no es nada sencillo, y la tecnología no ha avanzado lo suficiente como para hacer viables este tipo de producciones de energías renovables, al menos en España, donde todavía no hay ninguna planta de producción de alta entalpía, es decir, de alta temperatura para producir el vapor de agua suficiente como para mover una maquinaria para la generación de electricidad.

A nivel internacional hay algunas experiencias reseñables, pero la gran mayoría muy lejos de nuestras fronteras. Conocidos son los casos de Islandia, tierra volcánica por excelencia, aunque a nivel industrial, Estados Unidos y México está más avanzados en la materia.

A nivel europeo, solo Alemania, Francia y Austria contaban con una serie de objetivos de producción geotérmica de cara a 2010. España se suma a esta lista de países que contemplan la producción de electricidad con esta tecnología para los objetivos de cara al año 2020, según el Plan de Acción Nacional de Energías Renovables (PANER), Asimismo, se incorporarán nuevas tecnologías, “aún poco visibles”, como la eólica marina, la geotermia y las energías del mar. “Estas tecnologías emergentes, en conjunto, supondrán en el horizonte del 2020 una aportación al mix eléctrico equivalente a la producción eléctrica derivada de los productos petrolíferos”, según se explica en el Plan.

De cara al periodo 2011-2020, el Estado tiene previsto el desarrollo de programas de ayudas para promover “la mejora del conocimiento del subsuelo para la evaluación del potencial geotérmico y detección de zonas favorables”. El problema es que la crisis económica, al igual que ocurre con el resto de los sectores, ha castigado con fuerza a las energías renovables, y la suspensión de las primas a la producción eléctrica con fuentes renovables ha supuesto un parón en el sector.

Las perspectivas futuras para España, según el PANER, pasan fundamentalmente por el desarrollo de dos tipos de proyectos de geotermia estimulada, y los proyectos vinculados a acuíferos en cuencas sedimentarias profundas, como es el caso de Almería. “Si se concreta la viabilidad de los proyectos actualmente en fase de exploración en nuestro país, podría esperarse la puesta en marcha de plantas de demostración de este tipo a partir de 2018”, contempla el PLAN.

Se abre un nuevo horizonte energético en la provincia que, si no fallan las previsiones, puede revolucionar el mercado energético y acabar con las dudas que muchos muestran hacia las energías renovables, ya que se estará ante una fuente energética estable, gestionable y, por supuesto, inacabable.

http://www.novapolis.es/index.php/ciencia/20072-geotermia-energia-infinita-y-desaprovechada

Fuente:

novapolis.es

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450