usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

WWF pide a los organismos internacionales que eviten convertir Doñana en un almacén de gas

05/02/2013


Tras el reciente anuncio de un nuevo almacenamiento industrial de gas en el subsuelo de Doñana, y un día antes de la celebración del Día Mundial de los Humedales, WWF ha enviado una carta a los responsables del Convenio Ramsar (organismo encargado de velar por la protección de los Humedales de Importancia Internacional) para solicitar “la inmediata revocación” del informe ambiental publicado por el Ministerio de Medio Ambiente, que da luz verde al proyecto.

WWF ha enviado una carta al secretario del Convenio Ramsar, solicitando que pida al Gobierno de España que dé marcha atrás en la aprobación de un proyecto de almacenamiento de gas en el subsuelo de Doñana, con la ampliación de 20km de gasoducto, que se sumaría a los más de 50 km de tuberías de gas que ya discurren bajo la superficie del espacio natural. También ha solicitado a Ramsar que investigue y evalúe los impactos y riesgos de la explotación, almacenamiento y transporte de gas en el espacio de Doñana.

En los próximos días se dirigirá a la Comisión Europea, así como a UNESCO, el organismo garante de los criterios que convierten Doñana en Patrimonio de la Humanidad.

WWF ha enviado también una carta a la Junta de Andalucía, pidiendo que no emita el certificado de 'no afección a la Red Natura 2000'. Además, piden que el nuevo informe sea debatido por el máximo órgano de participación social de Doñana, para que el mismo pueda añadir sus aportaciones.

El Ministerio otorgaba esta semana una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable, dando luz verde al proyecto. Para WWF la función principal de Doñana es la conservación y no el uso industrial. La organización recuerda que el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Doñana prohíbe este tipo de actividades a menos que sean proyectos de 'interés nacional'. La aprobación de este proyecto supondría la vulneración a la Ley de Espacios Protegidos.

Parte del proyecto se ubica en zona A de parque natural, un área dedicada exclusivamente a la conservación. Otra parte transita por zonas circundantes e incluso por el Espacio Protegido del Corredor Verde del Guadiamar, lugares en los que conviven especies con un alto grado de amenaza como el lince ibérico o el águila imperial.

La utilización de la zona como almacén subterráneo de gas implicaría el uso industrial de un terreno que actualmente está calificado por la propia Administración como de máxima protección en Doñana. Para WWF la compañía va a utilizar de forma permanente un terreno público, ahorrándose los costes de construcción de unas instalaciones en superficie, sin ni siquiera ofrecer medidas compensatorias.

Según Juanjo Carmona, de la Oficina de WWF en Doñana: "Hay lugares específicos en los que se puede desarrollar esta actividad, existen alternativas que no ponen en riesgo un espacio natural tan importante como Doñana”.

WWF critica que los informes emitidos por el Ministerio no se refieran al impacto ambiental del conjunto de los proyectos de gas, sino que se evalúen por separado, aunque todos ellos estén relacionados entre sí y afecten al mismo espacio.

Y continúa: “Se está incumpliendo la normativa europea de evaluación y protección ambiental al haber fragmentado el proyecto en varios. Hemos exigido a la administración que evalúe los impactos ambientales acumulados de todas las instalaciones de gas existentes en Doñana, no sólo de cada proyecto de forma aislada”.

Carmona finaliza expresando su preocupación: “Queremos luz y taquígrafo en este asunto. Tenemos serias dudas acerca de que este proyecto no afecte a los acuíferos de Doñana en unas zonas muy sensibles”

Una superviviente llamada Doñana

Si despedíamos el pasado año con los vertidos de aguas residuales en los arroyos del Doñana, ahora es un nuevo almacenamiento de gas el que arriesga el futuro de este espacio natural. Doñana ha sido castigada repetidamente por la acción del hombre, no sólo en el día a día, con asuntos tan graves como la extracción ilegal del agua del acuífero subterráneo, los cultivos ubicados en zona de monte, la amenaza de un nuevo dragado del Guadalquivir o el continuo avance del asfaltado de los caminos. También ha tenido que superar momentos especialmente oscuros como la catástrofe de Aznalcóllar en el año 1988, cuando una balsa de residuos de metales pesados muy contaminantes de la empresa Bolidén se desparramaba por los ríos que llegan al Parque Nacional, acabando con la vida de miles de animales y plantas, dentro y fuera del agua. Más tarde en el año 2009 el vertido de hidrocarburos de la factoría de Cepsa en Huelva llegaba a las costas del espacio natural y resultó en la recogida de más de 60.000 kilos de alquitrán en la playa. Doñana es la joya de los Humedales europeos y, sin embargo, a duras penas se defiende de las amenazas que le acechan cada día. Esta situación pone en cuestión el compromiso del Ministerio de Alimentación, Agricultura y Medio Ambiente y la Junta de Andalucía en su conservación.

Las marismas de Doñana son uno de los santuarios de aves más importantes de Europa, con más de 370 especies de aves residentes y migratorias, que se calculan en unos 6 millones de individuos. También existen 12 clases de anfibios, 19 de reptiles y 20 de peces. Doñana es Parque Nacional, Patrimonio de la Humanidad, Reserva de la Biosfera y Humedal RAMSAR.

La crisis de los humedales en España

España ha perdido el 60% de sus humedales durante el siglo XX por destrucción directa. Lamentablemente, durante este siglo siguen siendo degradados por varias amenazas: la edificación y construcción de infraestructuras, los pozos ilegales y ciertas prácticas de la agricultura y ganadería intensiva. Los efectos del cambio climático se suman ahora a estas amenazas, por el cambio en los patrones de pluviosidad y el aumento de las temperaturas.

Estas amenazas se ven agravadas en la región mediterránea, donde son más frecuentes los ecosistemas acuáticos de escasa profundidad, pequeño tamaño y capacidad. Y donde además se prevén mayores afecciones por el cambio climático. Los humedales desaparecen y con ellos los servicios que ofrecen al ser humano.

Por eso WWF reclama a las administraciones del agua que, en el marco de los nuevos planes hidrológicos, comiencen por definir las necesidades hídricas de nuestros humedales y trabajen con los diferentes actores (agricultores, hidroeléctricas, industria…) para hacer posible que los humedales reciban el agua que necesitan, para beneficio de todos.

http://www.energetica21.com/noticia/wwf-pide-a-los-organismos-internacionales--que-eviten-convertir-doana-en-un-almacn-de-gas -

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450