usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

La alimentación gana competitividad con el ahorro energético

08/02/2013


La eficiencia energética se traduce en eficiencia económica, sobre todo, en un país con unos precios de la electricidad para uso industrial que superaban en un 17% la media comunitaria, en 2011.

La industria alimentaria consume el 11% de toda la electricidad destinada para procesos industriales y el 22% del combustible. Además, encabeza el ranking cogenerador de la industria española con 142 centrales operativas. No obstante, aún hay margen para poner en marcha nuevas plantas, sobre todo con potencia inferior a 1 MW, según indican desde la Asociación Española de Cogeneración (Acogen). Sin embargo, la moratoria a las primas para la instalación de nueva potencia acogida a régimen especial ha dejado en suspenso numerosos proyectos de inversión.

Existen grandes diferencias en cuanto a necesidades energéticas, dependiendo de la industria e incluso de la estacionalidad de la producción. Entre las actividades que presentan una mayor intensidad energética, destacan las de producción de lácteos, cárnicos, zumos y conservas.

Algunos de los proyectos energéticos más significativos e innovadores de los últimos años se han producido en la industria de bebidas, tanto por el uso de diferentes tecnologías renovables y de ahorro, como por la forma de financiar los proyectos. Entre las inversiones realizadas, destaca la del Grupo Empresarial Huertas que ha destinado más de 56 M en los dos últimos años a plantas de cogeneración y biomasa. El grupo cervecero Damm también ha apostado por las bioenergías y cuenta con dos proyectos de biogás. Por su parte, Mahou San Miguel está inmersa en un plan de eficiencia energética, al que ha destinado más de 19 M en 2011.

Por las características de su negocio, el sector hortofrutícola ha optado mayoritariamente por la puesta en marcha de cubiertas fotovoltaicas y centrales de cogeneración como soluciones de ahorro energético. El grupo Nufri, con más de 6 MW fotovoltaicos operativos, tiene además dos plantas de biomasa en desarrollo. Por su parte, el grupo Bonnysa, interproveedor de Mercadona, proyecta dos nuevas centrales de cogeneración. El sector aceitero está dando salida a sus subprodutos en centrales de cogeneración por biomasa. Para el sector cárnico, las energías renovables pueden ser también una vía para revalorizar los restos de sus procesos industriales. En este sentido, el Grupo Fuertes mantiene una intensa actividad en sus instalaciones a favor del ahorro y la eficiencia.

Por último, entre los primeros actores del sector, grupos como Pascual o Nestlé también destacan por su apuesta por una producción sostenible y el fomento del ahorro.

http://www.alimarket.es/noticia/116449/La-industria-alimentaria-invierte-en-eficiencia-energetica;.node1

Fuente:

Alimarket.es

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450