usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Smart cities: cuando inteligencia es sinónimo de eficiencia

11/03/2013


La ciudad inteligente o smart city es un nuevo modelo de gestión de los servicios básicos que está emergiendo en el panorama nacional y que se apoya en las TIC para la gestión y uso más sostenible y racional de los mismos.

Eso significa eficiencia y, por tanto, ahorro, un tema nada baladí si tenemos en cuenta el complejo contexto económico social que vivimos, y que implica una fuerte contención presupuestaria e incluso recortes.

Eso significa eficiencia y, por tanto, ahorro, un tema nada baladí si tenemos en cuenta el complejo contexto económico social que vivimos, y que implica una fuerte contención presupuestaria e incluso recortes.

Según el informe Spain 20.20, la implantación de redes eléctricas inteligentes ahorrarían 11.097 millones de euros; los sistemas inteligentes de producción ayudarían a lograr unos ahorros de 73.853 millones de euros, mientras que los transportes inteligentes y servicios a personas, como e-health, e-learning y teleasistencia, supondrían ahorros de 94.573 millones y de 122.958 millones, respectivamente.

En la actualidad, hay cerca de 500 ciudades en el mundo con más de un millón de habitantes y se prevé que en el año 2050 otras cien más superen esta cifra. En menos de 40 años, se estima que las ciudades acojan al 70% de la población, lo que abre grandes retos para hacer frente a la eficiencia de estos espacios con gran densidad de personas. No hay duda de que esta creciente concentración de la población en los grandes núcleos urbanos plantea y planteará problemas energéticos y ambientales, y que la solución pasa por la necesidad de implantar un modelo sostenible (smart city) para la gestión de los servicios básicos de estas ciudades.

Y para ello nadie ya discute que será necesario realizar una digitalización de las ciudades. Mientras asistimos al incremento exponencial de la digitalización de la sociedad y de los servicios demandados por las personas y las organizaciones, la mayor parte de las grandes ciudades actuales tienen infraestructuras antiguas que se necesitan modernizar.

Este proceso de digitalización implicará el despliegue de infinidad de sensores y elementos activos, que igualmente van a multiplicar en varios órdenes de magnitud las necesidades de los servicios de comunicaciones. Todo ello conllevará la necesidad de una transformación del modelo de operación: se debe disponer de una gran capacidad de respuesta rápida ante escenarios críticos en las infraestructuras, que requiere detección temprana y un análisis integrado, un importante grado de automatización de las operaciones y una recuperación reactiva ante problemas, así como la necesidad de realización de operaciones masivas sobre áreas de la red. Aquí es donde precisamente entran en juego las tecnologías de información, articuladas en los sistemas de gestión de dichas infraestructuras.

La digitalización de las infraestructuras –smart cities, smart grids– exige la revisión de los modelos tradicionales de gestión, tanto desde el punto de vista técnico como desde el económico. Desde esta última perspectiva, deja de ser viable el modelo actual de coste de las soluciones de gestión estándar habituales en términos absolutos de coste de gestión por elemento de red (con valores típicos entre 1 y 10 dólares/equipo). Una red de miles o incluso millones de sensores precisa otros modelos más flexibles en términos de coste por áreas y servicios gestionados.

Desde el punto de vista técnico, las soluciones centralizadas y/o semi-distribuidas (recolección distribuida de información mediante sondas, pero de inteligencia operativa centralizada) dejan paso a soluciones fuertemente distribuidas, donde se constituyen nodos dotados de inteligencia y capacidad de reacción preventiva, reactiva y correctiva, que cubren áreas dispersas geográficamente. Aspectos como la correlación distribuida de eventos complejos, aprendizaje automático en la red, actuaciones locales automáticas para neutralización de problemas, serán críticos en la gestión de la red de una smart city.

En resumen, para asegurar la buena calidad de vida de la ciudadanía y la sostenibilidad de las urbes, es clave abordar la transformación de las ciudades desde un enfoque integral e innovador, aplicando tecnología de forma innovadora para poder obtener información en tiempo real de todo lo que acontece en la ciudad, y poder por tanto gestionar de forma eficiente. Un reto que requiere la participación de un socio tecnológico con soluciones y tecnología muy flexibles, que aporte la suficiente experiencia y que sea capaz de coordinar las conexiones entre las diferentes infraestructuras, hoy por hoy, carentes de una plataforma común que permita conectar la información de los distintos sistemas para poder cruzar la información y convertirla en conocimiento para la toma de decisiones.

http://www.ticbeat.com/tecnologias/smart-cities-cuando-inteligencia-es-sinonimo-de-eficiencia /

Fuente:

TICbeat.com

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450