usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Construcción: la eficiencia energética, una oportunidad

07/05/2013


La UE está siendo muy beligerante a favor de la eficiencia energética de los edificios. Quiere minimizar radicalmente su creciente consumo de energía, basado todavía en gran medida en los combustibles fósiles.

Quiere que se utilicen más los combustibles limpios. Está firmemente comprometida en conseguir que una mayor eficiencia energética no sea un propósito más que se diluya en declaraciones pomposas de ecologismo difuso, sino que constituya un objetivo europeo que implique en profundidad a todos los estados miembros. Para ello aprobó la Directiva 2012/13 hace ahora tres años. A primeros abril el gobierno español ha traspuesto -aunque solo parcialmente- esta Directiva mediante el RD 235/2013, por el que se aprueba un procedimiento básico para la certificación energética de los edificios.

Esta norma introduce la obligación de que todos los edificios que se construyan a partir del 31 de diciembre de 2020 deberán ser edificios de consumo energético casi nulo (la obligación para los edificios públicos se adelanta a finales de 2018). Ambas disposiciones introducen una perspectiva positiva para el maltratado sector de la construcción, que solo ve en la rehabilitación y en particular en la que pueda derivarse de la nueva normativa sobre eficiencia energética, una posibilidad de que se genere negocio adicional al actual, aunque sea especializado, disperso y a medio plazo.

A partir de la aplicación del RD mencionado, cuando un edificio o parte de él se venda o alquile, se deberá poner a disposición del nuevo propietario o arrendatario un certificado de eficiencia energética, que será exigible para todos los contratos de compraventa o arrendamiento suscritos a partir del 1 de junio de 2013. Hay que recordar también que en la última modificación del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobada en la misma fecha que el RD aludido, se obliga a incluir en el Libro del Edificio un resumen de consumos anuales registrados -combustibles, energía eléctrica, agua y energía térmica- así como otro resumen de las aportaciones anuales tanto térmicas como renovables, o de cogeneración si la hubiese. También exige que las revisiones periódicas de la exigencia de eficiencia energética deban hacerse en cada edificio a intervalos no superiores a cinco años.

Requisitos mínimos

Los requisitos mínimos de eficiencia energética de los edificios o unidades de éstos (viviendas y locales que incluye cada edificación) ya fueron establecidos en el Código Técnico de la Edificación. Lo que hace este RD es poner los plazos y establecer las condiciones -tanto técnicas como administrativas- para realizar las preceptivas certificaciones, así como la metodología de su cálculo. Incluye también el diseño de la etiqueta de eficiencia energética como distintivo común para todo el territorio nacional, y delimita el ámbito de su aplicación, que se extiende tanto a los edificios de nueva construcción como a los edificios o partes de los ya existentes que se vendan o alquilen, así como a los edificios o sus partes en los que cualquier entidad pública ocupe una superficie útil superior a 250 metros cuadrados y que estén abiertos al público.

El responsable de encargar la realización de esta certificación energética de cada edificio o partes de él será el promotor o el propietario del edificio. Para las distintas viviendas o locales situados en un mismo edificio -siempre que sean destinados a uso independiente o tengan diferente titularidad jurídica- la certificación de cada una de ellas se basará, como mínimo, en una certificación única para todo el edificio. Respecto a los edificios unifamiliares, la certificación deberá basarse en la evaluación de otro edifico representativo de diseño y tamaño similares y con una eficacia energética similar.

Solo se excluyen de la aplicación de esta norma los edificios o monumentos protegidos, los utilizados como lugares de culto y demás actividades religiosas, las construcciones y edificios provisionales, los edificios o partes de ellos aislados con una superficie útil total menor de 50 metros cuadrados, los que se adquieran para reformas mayores o para demolición, y aquellos -o las partes de edificios mayores- destinados a segunda vivienda y cuyo consumo energético previsto sea inferior al 25% de lo que resultaría de su utilización durante todo el año, (en estos casos bastaría con una declaración responsable del propietario).

Certificados de eficiencias

El certificado de eficiencia energética tendrá una validez máxima de diez años y será expedido por el órgano competente de cada comunidad autónoma, quien también establecerá las condiciones para su renovación o actualización. La certificación de un edificio de nueva construcción constará de dos fases, la del proyecto y la del edificio terminado, teniendo que estar suscritos ambos certificados por un "técnico competente" que -tal como lo define el propio RD- será aquel que esté en poder de cualquiera de las titulaciones académicas o profesionales habilitantes para la redacción de proyectos o dirección de obras, o cualesquiera de las cualificaciones profesionales que determinen reglamentariamente los ministerios de Fomento y el de Industria, Energía y Turismo.

En cuanto a los efectos beneficiosos de estas iniciativas para el sector constructor, es importante subrayar que la UE viene insistiendo en que sus políticas medioambientales, así como las relativas al cambio climático, al fomento de las energías renovables y a la eficiencia energética generarán importantes oportunidades para fomentar la actividad empresarial y el empleo en el sector de la construcción y que ese es precisamente uno de los ejes de la estrategia para la competitividad sostenible del sector de la construcción, formulada por la Comisión Europea el pasado verano, que exigirá profesionales formados no solo en las técnicas habituales de la actividad sino en las especificas que demande este nuevo nicho de negocio, y que generará una demanda intensiva de mano de obra, la cual deberá estar mejor cualificada.

La formación será vital para que los trabajadores que demandan empleo la construcción puedan acceder a estas oportunidades. Como ha dicho Enrique Corral, Director General de la Fundación Laboral de la Construcción, entidad del sector dedicada a la formación y que ya cuenta en su oferta formativa con varios cursos para especializarse en rehabilitación de edificios, "nuestro sector se enfrenta en estos momentos a una necesaria reconversión, a un cambio de modelo. Y una de las claves para que esta reconversión se produzca con éxito va a ser la adecuada recualificación de sus profesionales".

http://www.capitalmadrid.com/2013/5/6/0000029573/construccion_la_eficiencia_energetica_una_oportunidad.html

Fuente:

capitalmadrid.com

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450