usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Biomasa, la energía que viene

17/07/2013


El alto precio del petróleo impulsa en la provincia la instalación de calderas alimentadas con materia orgánica.

“Hombre prevenido vale por dos”, dice el refrán. Y ahora que aprieta el calor, no pocos son los hombres prevenidos que, de cara al invierno, se están planteando instalar en su casa una caldera de biomasa. En Segovia, como en el resto de España, la biomasa [materia orgánica utilizable como fuente de energía], va al alza. El aumento de los precios del petróleo y sus derivados está dando alas al uso térmico de la biomasa. “La campaña 2013-2014 será, sin duda, la del uso térmico de la biomasa”, ha asegurado, en declaraciones a EL ADELANTADO, Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM).

A la hora de producir energía térmica, la diferencia entre el gasóleo y el gas natural frente al pellet (combustible granulado alargado a base de madera) resulta enorme. En los primeros meses de este año 2012, el gasóleo se situaba en torno a 8,78 céntimos de euro/kWh. El gas natural, algo más barato, a 5,92 céntimos de euro/kWh. Y el pellet de madera, a 3,38.

“No hay color —señalaba Hannah Zsolosz en un reportaje publicado el pasado mes de febrero en la revista ‘Energías Renovables’—. “Cuando lo que uno quiere es calentar la casa... ni el gas natural, ni el butano, ni el gasóleo de calefacción (ni la electricidad, por supuesto), tienen nada que decir. Y no tienen nada que decir porque si se ponen a contar salen perdiendo todas, todas”, añadía. En esta situación, las previsiones apuntan que el número de instalaciones de biomasa térmica se multiplicará en los dos próximos años.

En la provincia de Segovia, de momento, existen varias ‘redes de calor’ que usan la biomasa —en Coca; y el Centro de Educación Ambiental (CENEAM), en Valsaín— y sus responsables están, en ambos casos “muy satisfechos” con el resultado.

Coca fue pionera en el uso de la biomasa de sus montes. La primera caldera se instaló en el Ayuntamiento. “En vista del ahorro abismal de precio, decidimos poner calderas en otras instalaciones municipales”, explica su alcalde, Juan Carlos Álvarez. Así, se pusieron en el colegio público, en el balneario, en el centro de educación de adultos, en el polideportivo, en el parque de bomberos, en el centro forestal “El Sequero”... Hoy en día, Coca tiene diez calderas de biomasa repartidas por las instalaciones municipales. Pero, con la idea de reducir todavía más los gastos, se decidió alimentar las calderas con la biomasa de los pinares caucenses. Para ello, se compró una máquina astilladora. “El ahorro, con respecto a cuando consumíamos gasoil, es de un 86%”, asegura Álvarez, que no duda en animar a “pasarse a la biomasa”.

Del boom de la biomasa no solamente se están beneficiando sus usuarios. En la actual coyuntura económica, de recesión, los negocios relacionados con la biomasa crecen. “Hasta hace poco, en El Espinar nos dedicábamos a recoger y vender leña unos pocos; ahora seremos 27”, dice José Luis Muñoz. Él sostiene que “la leña es lo más barato, aunque luego da entretenimiento”. Y afirma que, en los últimos años, ha visto casos de personas que sustituyen el gasoil, por no poder pagarlo, por leña o pellet. Jesús Bunes, otro espinariego también dedicado a la venta de leña, cuenta otra situación que, en el último invierno, ha visto repetirse con frecuencia. “Antes había muchos chalets que tenían chimenea como un elemento decorativo, de lujo. Ahora no, ahora la chimenea tradicional se enciende con leña, porque es más económico, y la caldera de gasoil no se usa”. En el invierno 2012-2013, Bunes vendió “entre un 20 y un 30% más de leña” que el anterior. Y, para el que viene, su previsión se incrementar la venta.

Teófilo Fernanz, de ‘Sistemas Fernanz’, reconoce que su empresa vende “alguna” caldera de leña, pero que “casi el 99%” de las que despacha son de pellets. “Yo —señala— si tuviera que comprar ahora una caldera, la compraría de pellet, aunque intuyo que los precios acabarán subiendo”. Según indica, en su negocio ve “mucha gente” que, sin eliminar la caldera de gasoil, instala una de pellet. “No se sustituye una por otra, se quedan con las dos, pero con la intención de dar prioridad a la de pellet”, añade. Fernanz advierte a los compradores que “la oferta de pellet es brutal, y no todos los vendedores son profesionales”.

Ernesto Magdaleno, de la empresa ‘Útiles’, comparte esa última opinión. “Hay muchísima competencia, y no todos venden productos en las mejores condiciones”, avisa Magdaleno, que también previene que “luego se pueden producir averías en las máquinas. En ‘Útiles’, donde se ha percibido un crecimiento exponencial de la demanda de pellet, el pasado invierno tenían permanentemente tres palés de pellet, como stock. En vista de que Magdaleno cree que la demanda se va a incrementar en los próximos meses fríos, el stock de palés se incrementará a diez.

http://www.eladelantado.com/noticia/local/175860/biomasa_la_energia__que_viene

Fuente:

El Adelantado

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450