usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Auditorías de detalle de instalaciones de Aire comprimido

20/01/2017


Según el prestigioso Instituto Fraunhofer de Alemania, referente de la eficiencia energética y del I+D+i en Europa, sencillos programas de localización y reducción de fugas, podrían ahorrar alrededor de 1,7 millones de toneladas de Emisiones de dióxido de carbono al año.

La gran mayoría de las instalaciones de aire comprimido en España no se adaptan a la demanda real del proceso o presentan un deficiente estado de mantenimiento y control. En EnergyLab somos conscientes del enorme potencial de mejora energética en las instalaciones de aire comprimido de una gran cantidad de empresas. Por todo ello, desde EnergyLab ofrecemos nuestro nuevo servicio específico de auditoría de detalle de instalaciones de aire comprimido.


Dicho servicio ofrece un amplio abanico de opciones, como pueden ser:
• Monitorización de instalaciones de aire comprimido.
• Detección de Fugas.
• Cálculo del punto de rocío.
• Cálculo de pérdidas por deficiencias en la sala de compresores.
• Análisis y propuestas de mejora de los sistemas de arranque y control.
• Estudios de sectorización del anillo de aire comprimido.
• Análisis del potencial de recuperación de calor.

Si eres responsable de mantenimiento o del departamento de instalaciones en una planta industrial, ¿sabrías responder a estas sencillas preguntas?:

• ¿Cuánto aire comprimido consume mensual o anualmente mi instalación?
• ¿Cuáles son los costes actuales de producción por m³ de aire generado?
• ¿Qué grado de humedad presenta el aire en mi instalación y cuál es el coste asociado a dicha humedad en términos de cambio de válvulas, energía consumida y pérdida de rendimiento de la instalación?
• ¿Cuál es el coste anual asociado a fugas dentro de mi instalación?
• ¿Qué opciones tengo para mejorar mi instalación de aire comprimido?

Las fugas son los mejores clientes de las instalaciones de aire comprimido: trabajan 24 horas al día, 365 días al año. Mientras tanto, los compresores están generando aire a presión y los secadores de refrigeración y adsorción produciendo aire seco, todo ello con elevados costes energéticos que en buena parte se pierden por las fugas del circuito de distribución.

Con el constante aumento de los costes eléctricos, dicho potencial de ahorro energético tiene que ser aplicado para mantener la competitividad de las empresas en el mercado. Únicamente si conocemos el consumo de las instalaciones, será posible plantear planes de eficiencia y ahorro energético. Las instalaciones de aire comprimido representan un porcentaje muy significativo de la energía consumida en la industria, llegando a valores de un 10% en Reino Unido, 11 % en Francia, 7% en Alemania, y aproximadamente un 11% de promedio en el resto de los países europeos.

Dentro de los costes de operación de plantas de aire comprimido, los costes energéticos representan alrededor del 75% de los costes totales de una instalación de aire comprimido. Incluso en pequeñas plantas industriales dicho coste puede suponer cifras del orden de los 10.000 - 20.000 € anuales. Estas cifras pueden ser considerablemente reducidas, incluso en instalaciones con un correcto mantenimiento.

Entre otras, éstas son las principales causas de la pérdida de rendimiento de nuestra instalación de aire comprimido:

• Fugas de hasta el 50% del caudal generado.
• Ausencia o incorrecto sistema de control en los compresores.
• Caídas de presión en la distribución por un incorrecto diseño.
• Incorrecta presión de consigna en la instalación.

Mientras que fuentes de energía como la electricidad, el agua o el gas, son monitorizadas y, por lo tanto, los costes son transparentes, las instalaciones de aire comprimido son las grandes olvidadas en lo que respecta a su monitorización y control.

Las fugas de agua, debido a su visibilidad, son fácilmente localizables y por ello son rápidamente arregladas. Por la contra, las fugas de aire comprimido son difícilmente localizables mientras la planta está en funcionamiento, por lo tanto, tardan en repararse y por ello provocan costes innecesarios a lo largo de todo el año. Ello incluye fugas con líneas de producción sin funcionamiento, así como festivos y fines de semana. De hecho, es una práctica habitual tener los compresores de aire funcionando constantemente a lo largo del año, para mantener estable la presión del sistema.

Fuente:

Energylab

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450