usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

LEED® Y LA REDUCCIÓN DE EMISIONES

29/04/2009


Dos de los frentes mas importantes para hacer lo que se debe y mejorar el triple resultado final (Planeta, Personas, Beneficio - PPB); reducir el impacto en el planeta, mejorar el bienestar de las personas y mantener la rentabilidad, son las dos áreas difusas del medio construido y del transporte.

Todas las acciones del Consejo se dirigen directamente hacia el medio construido e indirectamente a los temas de transporte afectados directamente por los edificios y urbanizaciones.

LOS EDIFICIOS CONSUMEN:
• 12% del agua potable
• 39% de la energía primaria
• 40% de las materias primas
• 48% de las emisiones de carbono
• 70% de la electricidad

El Consejo para reducir estos impactos en el Planeta y promover la transformación del mercado y la industria del medio construido hacia la sostenibilidad en una generación, promueve: la educación en sostenibilidad, los foros sobre sostenibilidad para la industria y profesionales, la creación de conocimiento sostenible mediante estudios y trabajos en este campo, así como la certificación sostenible de edificios y urbanismo LEED® (Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible), creada por el U.S. Green Building Council (asociación privada sin ánimo de lucro de la industria). Ni el sistema LEED®, ni el USGBC tienen nada que ver, ni son propiedad, ni pertenecen, ni a la administración, ni al gobierno de los Estados Unidos.

LEED® premia a los edificios que realizan una alta integración de estrategias sostenibles, al menos 48 de las cuales 8 son obligatorias y 40 voluntarias elegidas de entre 110, a los cuales por superar unos ciertos umbrales les otorga los premios Certificado, Plata, Oro y Platino. Estas estrategias se reparten entre los campos de: Parcela Sostenible, Eficiencia en Agua, Energía y Atmosfera, Materiales y Recursos, Calidad Ambiental Interior, Innovación y Proceso de Diseño y Aspectos Regionales.


Para realizar una alta integración de estrategias sostenibles es necesario analizar primero holísticamente el edificio, es decir hacia adentro y hacia afuera en su parcela y dentro del edificio, para aprovechar los recursos al máximo y evitar los problemas.


Parque Empresarial ALVENTO de METROVACESA, primer edificio Certificado LEED® en Europa y en España. Edificio No. 20 Registrado LEED en el Mundo.

En el área de transporte el sistema LEED® promueve con hasta 14 puntos; el acceso a los edificios con transporte público (metro, tranvía, tren ligero, autobús), con bicicletas (duchas y vestuarios en el edificio y aparca bicicletas), con vehículos de bajas emisiones y alta eficiencia (híbridos, eléctricos, bajo consumos diesel y gasolina, biodiesel,…), vehículos que accedan al edificio con mas de dos personas, favoreciendo los aparcamientos subterráneos y bajo cubierta. Se favorecen los materiales regionales por el impacto de la energía indirecta aplicada al edificio que supone su transporte desde sus áreas de extracción, procesado y fabricación hasta el edificio en construcción.

Asegura Bicicletas, junto con instalaciones interiores al edificio con vestuarios y duchas favorecen y apoyan el uso de las bicicletas para acudir al trabajo de los empleados.


Sede de SANITAS-BUPA en Madrid, Edificio Piloto para la Certificación LEED en España. No es un edificio Certificado LEED.

LEED® tiene en cuenta los aspectos que apoyan la reducción de las emisiones de GEI y el obtener un menor impacto en el planeta con los edificios. El menor impacto en el planeta es una pieza realmente muy importante en todos los planteamientos del Consejo, que junto con la rentabilidad del que lo construye, opera y mantiene y con el bienestar de las personas que viven o trabajan en ellos, forman parte del triple objetivo y resultado final, integrador y equilibrado, en el que se basan todos los trabajos de nuestra asociación. LEED® tiene una serie de créditos que están dirigidos y específicamente asociados a la reducción de emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) y otros que indirectamente contribuyen también a su reducción.

LEED® es en sí una guía, un mapa para aquellos que quieren enfocar sus edificios hacia este aspecto, identificando los créditos que mas contribuyen a una gran reducción de los gases de efecto invernadero. Pero no es ni un calculador “per se”, y tampoco persigue un objetivo cuantitativo especifico de reducción de emisiones de GEI.

LEED® nos ayuda, dentro del medio construido, a dirigirnos hacia la reducción de gases efecto invernadero de una forma mas efectiva.


Hechos sostenibles en el Parque Empresarial ALVENTO de METROVACESA, Ahorros de energía, agua, residuos desviados de los vertederos, reducciones de emisiones de gases Efecto Invernadero a la atmosfera.

LEED® se inclina desde ahora a promover y hacer que sea mas posible que los edificios persigan conseguir créditos que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.

LOS EDIFICIOS SOSTENIBLES LEED® AHORRAN:
• 30-70% de energía
• 35% de las emisiones de carbono
• 40% del agua
• 70% de los residuos sólidos

Todos estos ahorros suponen reducciones de emisiones de carbono directas e indirectas.

Entrando directamente en las estrategias a integrar en un edificio que mas se dirigen a la reducción de emisiones de una forma directa tenemos todos los créditos de Energía y Atmosfera, que suponen hasta 35 puntos de los 110 voluntarios y 3 de los 8 obligatorios.

Para nuevos edificios y grandes remodelaciones LEED® establece un mínimo obligatorio de eficiencia energética que es conseguir para el edificio un 10% por encima del mínimo fijado por ASHRAE 90.1 2007. Si el edificio consigue un 48% de eficiencia sobre el mínimo de ASHRAE, puede obtener hasta 19 puntos para la certificación del edificio. Esta eficiencia se mide en función del coste anual de las energías de todo tipo que consume el edificio por todos los sistemas electromecánicos e instalaciones especiales del mismo, incluidos los situados en sótanos, aparcamientos y zonas exteriores del mismo, dentro de la parcela.

El empleo de energías renovables se premia en LEED®. Puede ser cualquier energía renovable instalada “in-situ”, es decir en la parcela o en el edificio; solar térmica y fotovoltaica, biomasa, mini-hidráulica, geotérmica, eólica, células de hidrogeno, biocombustibles. Por una eficiencia debida a renovables del 13% se pueden obtener hasta 7 puntos para la certificación. La eficiencia se mide como en el caso anterior en base a la reducción de costes anuales de la energía consumida por el edificio debido al uso de las renovables.


El empleo de Pilas de Hidrogeno activadas con gas natural, en sistemas Combinados de Energía y Calor con aprovechamientos por absorción, des-humidificaciones desecantes e intercambiadores de calor están aportando altos rendimientos energéticos a los edificios.


Las micro turbinas en combinación con sistemas de absorción, des-humidificaciones desecantes, intercambiadores de calor e incluso combinadas con Pilas de Hidrogeno forman también parte de los sistemas innovadores de alto rendimiento actualmente en utilización

También se premia el que el edificio tenga un contrato por la compra de electricidad de un productor de energía que tenga un mix mayoritariamente de renovables, certificado Green-e. Es decir que tenga al menos el 35% de su mix eliminando las grandes hidráulicas y las nucleares procedentes de renovables. El contrato debe de ser de al menos 2 años y por al menos el 35% del consumo energético del edificio. La compra de compensaciones de carbono Certificadas Green-e es la vía alternativa cuando no hay un suministrador de renovables Certificado Green-e.


La integración de las energías renovables en los edificios, supone evitar la barrera estética y aumentar la eficiencia del sistema al existir integración y realizar con un mismo material dos o tres funciones distintas.

Atendiendo ya a las acciones indirectas premiadas por LEED® que tienen un efecto notable sobre la reducción de las emisiones de carbono tenemos:

La reducción del efecto islas de calor en la cubierta y en las superficies de la parcela, ya sea mediante el alto nivel de ajardinamiento de la parcela y cubierta, el empleo de los colores claros de alto albedo, las pinturas y membranas que repelen la radiación infrarroja. Al calentarse menos el edificio y su entrono necesitamos menos energías para su enfriamiento para mantenerlo en condiciones confortables para sus inquilinos.

La parte del alumbrado exterior del edificio también se tiene en cuenta, tanto en los jardines como en los paseos, accesos de la parcela del edificio y la iluminación de la fachada premiando a aquellos que realizan instalaciones por debajo de unos ratios de wattios/m2 o ml. Lo cual nos lleva al empleo de lámparas y luminarias de bajo consumo pero con iguales o superiores niveles de iluminación. También se premia el que la luz no salga fuera de la parcela ni hacia el cielo.

El menor uso de agua en el edificio, significa menos volumen de trasiego del fluido por las bombas y equipos que lo manejan, por lo tanto bombas más pequeñas y consumo menor de energías fósil. LEED® exige como obligatorio un mínimo del 20% de eficiencia respecto a la línea base de cálculo para el edificio, premiando con hasta 4 puntos un ahorro de consumo de agua del 40% y con otros 4 si no se usa agua potable en el riego de los jardines. Griferías, sanitarios, urinarios y sistemas de riego y plantación eficientes son vitales para conseguir estas estrategias.

En el área de los materiales el rehabilitar un edificio existente manteniendo los elementos estructurales, envoltorio, suelos, particiones y techos supone de hecho un menor uso de energía y recursos naturales ya que no hay que fabricarlos de nuevo. LEED® lo favorece hasta con 4 puntos. El desvío de los residuos de construcción hacia el reciclado de los mismos hace que se obtengan nuevos materiales de construcción menos intensivos en energía y en recursos. El empelo de materiales y elementos constructivos de otros edificios en los nuevos como vigas, rejas, elementos de acabados también ahorra energía y recursos. Igual que el empleo de materiales de construcción con un alto contenido en reciclados pre y post consumidor.

En el área de la Calidad Ambiental Interior, los sistemas de seguimiento de la entrega de aire fresco adecúan el bombeo de aire fresco a la ocupación real del edificio, gastando solo la energía que es necesaria al mismo tiempo que mantienen el confort de las personas. Los sistemas individuales de control de la iluminación y de los factores de confort como temperatura, caudal o humedad hacen que solo se gaste la energía necesaria para satisfacer las condiciones de bienestar y confort de sus inquilinos. Los altos niveles de iluminación con luz natural tanto en las zonas comunes como de las zonas habituales de trabajo ligados a sensores de presencia y de luz natural que actúen sobre los sistemas de iluminación artificial, mejoran el bienestar de los inquilinos, reducen el consumo de energía y bajan el nivel de calentamiento del interior del edificio.

Como hemos podido ver la contribución de los edificios LEED® a la conservación del planeta y hacia un menor impacto sobre el mismo es considerable. Pero la diferencia, el impacto real lo va a hacer el número de edificios LEED® que continua creciendo contantemente a nivel mundial +32.000 edificios en proceso en mas de 80 países.

Los Consejos LEED® en el mundo trabajan por la transformación del mercado y de esta industria hacia la sostenibilidad y LEED® ha demostrado ser una buena herramienta para lograr este objetivo.

Animamos desde aquí a promotores y constructores a hacer edificios LEED® contribuyendo de esta forma de manera efectiva a un menor impacto en el planeta.

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450