usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Gas con futuro

13/05/2009


Estos vehículos, más baratos de mantener y menos contaminantes, seguirán creciendo a corto y medio plazo.

Hace años apenas se dejaban ver. Rara vez. Y ahora todo al contrario. Los coches de gas van al alza. Ya sean de gas licuado de petróleo (GLP), los más abundantes en el Salón Internacional del Automóvil de Barcelona de este año; o los que utilizan gas natural vehicular (GNV), que se espera que sean las estrellas en las próximas ediciones. Ambos contaminan menos y es más barato llenar su depósito -en algunos motores puede suponer un ahorro del 35 por ciento-. Su autonomía es ya de 800 kilómetros. Es el futuro a corto y medio plazo. Hay petróleo para 41 años. Gas Natural hay para 60. Sin contar las reservas que aún quedan ocultas.

"El gas natural en automoción es importante por una cuestión medioambiental, se reduce mucho la contaminación, al emitir prácticamente cero partículas sólidas; se eliminan las emisiones de óxido de nitrógeno y luego hay otra cuestión: permite una diversificación de combustible, importante y estratégica", señaló ayer Francesc González, de la Sociedad de Técnicos de Automoción (STA), en el marco del tercer foro sobre la materia que se celebró en el salón.

En el foro se recordó cómo en Estados Unidos se han aprobado diferentes leyes a favor del GNV. Una de ellas fija que en el 2018 todas las estaciones de servicio de las principales petroleras tengan surtidores con este tipo de combustible. En Europa no se llega a este extremo, aunque la UE sí que fija que en el 2020 se haya sustituido el 25 por ciento del petróleo que se consume en automoción por otros combustibles. Al gas se le reserva un 10 por ciento dentro de ese 25 por ciento. Actualmente se calcula que tan sólo el 1,5 por ciento de los vehículos que transitan por Europa van a gas, por lo que se espera que las cosas cambien rápidamente.

Por ahora, el consumo de GNV se concentra sobre todo en flotas, ya sean de autobuses urbanos -como la mitad de los que funcionan en TMB-; o en camiones de recogida de basura. Los nuevos camiones que recogerán la basura en Barcelona a partir del 1 de noviembre funcionarán a gas, lo que reducirá también el ruido.

"Si Barcelona sustituyera la mirad de los vehículos de paquetería, los pequeños camiones de reparto, se conseguiría además una reducción de emisiones del 15 por ciento", explicó ayer Jaume Miró, responsable en Gas Naturaldel desarrollo de GNV en España. "En Kioto se trató el tema del CO2, pero se olvidaron las emisiones de partículas -afirmó Miró-. El 25 por ciento de gases que provocan el efecto invernadero son generados por el transporte".

Y es que, aunque el punto de mira sigue estando en camiones y vehículos de mayor envergadura, el hecho de que el gas llega a los turismos es algo evidente. Caso de Chevrolet, Opel, Fiat o Volkswagen, que en junio comenzará a comercializar su Passat de 150 CV con una emisión de 119 gramos de C02 por kilómetro.

La principal limitación sigue siendo la falta de surtidores. También se espera que cambie a corto plazo y se lleguen a niveles de países como Italia. "Estamos en un mundo en el que la variable medioambiental es preponderante. Y está a favor del gas. Hay reservas, y en el caso de España el gas procede de Argelia y de otros países, no hay una dependencia única. Las plantas de Gas Natural Licuado de Gas Natural están ahora utilizadas en un 50 por ciento... Hay un gran potencial", sentenció ayer Alberto Orós, responsable de previsión de demanda de Gas Natural.

Fuente:

La Vanguardia

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450