usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Casas pasivas: mayor ahorro energético

01/06/2009


Países como Alemania o Estados Unidos cuentan con miles de viviendas que ahorran hasta el 90% en climatización gracias a sus sistemas no mecánicos.

Un buen aislante térmico puede evitar desperdiciar en un edificio hasta un 30% de energía, que se traduce en una reducción de la factura eléctrica y del gas y en las emisiones de CO2, perjudiciales para el medio ambiente. Por ello, las instituciones obligan a las nuevas construcciones a cumplir unos mínimos de eficiencia energética, y ofrecen ayudas para rehabilitar las casas ya edificadas con estos sistemas.

El consumo energético durante la vida útil de las viviendas - cuyo gasto recae en el inquilino - ha sido algo secundario en la construcción. Por ello, no es de extrañar que en España, con un ritmo de construcción vertiginoso en los últimos años, suponga alrededor del 20% de la energía total consumida.

No obstante, hoy día, normativas como el Código Técnico de la Edificación (CTE) o el nuevo Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) obligan al sector a cumplir unos requisitos mínimos de eficiencia energética en los edificios nuevos y en los que se rehabiliten. Al fin y al cabo, la energía más ecológica y barata es la que no se gasta.

Algunas de estas medidas no suponen un excesivo desembolso económico y consiguen unos buenos resultados, como la instalación de un buen aislamiento térmico. La pérdida de calor de los edificios convencionales es considerable: según el Energy Saving Trust, una casa sin buenos aislamientos puede desaprovechar sólo por sus paredes alrededor de un 33% de su calor.

Gracias a estos sistemas, la vivienda deja fuera el frío del invierno, manteniendo el calor interior y, de la misma forma, impide el paso de las altas temperaturas del verano. En definitiva, el consumidor logra ahorros importantes en calefacción, agua o aparatos de climatización, y el medio ambiente evita el impacto del gasto energético.

Las posibilidades son muy diversas: Entre las medidas convencionales, se encuentran el aislamiento de paredes o muros exteriores, techos o cubiertas, carpinterías exteriores, ventanas y vidrios, protecciones solares y especialmente los puentes térmicos como los que se forman en las vigas estructurales que comunican el exterior con el interior de la edificación. Por su parte, las medidas "no convencionales" se ubican dentro de la denominada "arquitectura bioclimática".

Asimismo, los equipos y redes de tuberías de las instalaciones de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria, convenientemente aislados, también pueden suponer ahorros energéticos.

Aprovechar una rehabilitación

Hasta ahora, la envolvente térmica, es decir, el conjunto de cerramientos que comunican directamente los espacios habitables de una edificación con el exterior, no había sido precisamente la prioridad de los constructores: En España, más de la mitad de los edificios carecen de la protección térmica adecuada, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes (ANDIMAT).

Este tipo de edificios, más antiguos, suelen requerir algún tipo de rehabilitación, un momento idóneo para incorporar algún sistema de aislamiento térmico. Los expertos recalcan que la instalación de este tipo de aislantes, tanto en los nuevos edificios como en los ya edificados, no es tan complicada ni cara como pudiera parecer y logra además los beneficios señalados. Además, según los responsables del IDAE, la inversión se recupera entre los cinco y los siete años gracias a los ahorros conseguidos.

En este sentido, el IDAE y la ANDIMAT han editado la "Guía Práctica de la Energía para la Rehabilitación de Edificios. El Aislamiento, la mejor Solución". Sus responsables afirman que estos sistemas se pueden incorporar siempre que se vaya a realizar cualquier tipo de obra en un edificio.

La guía, especialmente dirigida a presidentes de comunidades de vecinos y administradores de fincas, explica en seis apartados los beneficios de incluir el aislamiento térmico dentro de los planes de rehabilitación de un edificio; qué tipo de viviendas pueden realizarlo; cómo realizar la rehabilitación y en qué elementos concretos; qué proceso técnico-administrativo conlleva; y algunos ejemplos prácticos. es conveniente informarse tanto con los responsables del IDAE como con sus análogos de las distintas CC.AA.

Fuente:

Consumer EROSKI

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450