usuario

contraseña

 

| Olvidé mi contraseña

| Alta de nuevo usuario

 

sala de prensa

 

Así ahorran los hogares de Brisbane en su factura de la luz

18/08/2009


Los ciudadanos de Brisbane podemos tomar parte gratis en esta iniciativa del Gobierno estatal, cuyo objetivo es reducir el consumo energético de los hogares de Queensland, el estado al noreste de la isla del que es capital Brisbane. Durante la conversación telefónica para pedir hora ya te bombardean con un sinfín de preguntas sobre lo que tienes y cómo lo usas: "¿Tiene aire acondicionado reversible?" "¿A qué temperatura lo pone en invierno?" "¿Cómo calienta el agua?" "¿Cuánto tarda en ducharse?" "¿Tiene hervidor de agua?" "¿Cuánta agua pone cada vez?". Eh…

BRISBANE (AUSTRALIA).- En estos momentos, la temperatura dentro de mi casa en Brisbane (Australia) es de 18,8 C°, y estamos gastando 30 céntimos de electricidad a la hora. Al menos eso es lo que pone en el monitor de energía inalámbrico que me instaló el otro día el electricista del programa ClimateSmart Home Service. Lo que pasa es que, como aquí estamos en invierno, acabo de encender la estufa y ahora, en vez de los cinco céntimos que marca normalmente, nos hemos disparado.

Los ciudadanos de Brisbane podemos tomar parte gratis en esta iniciativa del Gobierno estatal, cuyo objetivo es reducir el consumo energético de los hogares de Queensland, el estado al noreste de la isla del que es capital Brisbane. Durante la conversación telefónica para pedir hora ya te bombardean con un sinfín de preguntas sobre lo que tienes y cómo lo usas: "¿Tiene aire acondicionado reversible?" "¿A qué temperatura lo pone en invierno?" "¿Cómo calienta el agua?" "¿Cuánto tarda en ducharse?" "¿Tiene hervidor de agua?" "¿Cuánta agua pone cada vez?". Eh…

Después viene la visita de un electricista que examina lo que gastas en electricidad y agua. En primer lugar le tienes que presentar tu última factura de electricidad. Éste es el momento que causa más aprensión ya que, mientras analiza la factura, casi esperas que frunza el ceño y te haga responsable de la pérdida de algún ecosistema de la Antártida o de la Amazonia. Lo bueno es que enseguida te asegura con una sonrisa que él está aquí para aconsejarte cómo reducir los gases de efecto invernadero que tú produces en casa, y te muestra cómo usar el monitor de energía: cuánta energía estás utilizando —incluso se puede calcular por aparato—, y lo que eso significa en dinero y emisiones de carbono.

También te cambia las bombillas incandescentes por unas fluorescentes compactas, mientras te explica que consumen un 80% menos de energía. Y, si tu ducha gasta más de nueve litros por minuto, te instala gratis una cebolleta con perlizador, que reduce el flujo de agua. Teniendo en cuenta que el 27% de la electricidad se gasta en calentar agua, si se reduce el caudal, se usa menos agua caliente y, por lo tanto, menos energía.

Se despide con la promesa de que al cabo de un par de semanas recibirás un plan personalizado que te proporcionará consejos prácticos sobre aprovechamiento energético. Cuando se va, te deja también un termómetro que indica las diferentes temperaturas a las que deberías fijar tus aparatos eléctricos: entre -15° a -18° para el congelador, entre 3° y 5° para el frigorífico, etc. Los primeros días no haces más que mirar el monitor cada vez que enciendes algo para ver cuánto gasta. ¡El hervidor de agua consume una barbaridad!

¿Con qué más te ayuda el Gobierno?

El Gobierno federal ofrece incentivos como el Paquete de Eficiencia Energética para el Hogar ('Energy Efficient Homes Package') que consiste en 900 euros ya sea para el aislamiento térmico de techos o para instalar un calentador solar de agua. Hay también 'préstamos verdes', que subvencionan el interés del préstamo para llevar a cabo los cambios propuestos al evaluar la sostenibilidad ecológica de la vivienda. Estos préstamos de hasta 5.500 euros se utilizan para reducir el consumo de energía y agua de la vivienda. Hay subsidios también de hasta casi 300 euros para la compra e instalación de tanques de agua de lluvia que estén conectados al inodoro y/o a la lavadora o para sistemas de tratamiento de aguas grises o jabonosas.


El Gobierno de Queensland, por otro lado, se ha propuesto ponernos a la dieta 'baja en carbono', y nos reta a reducir 2.000 kilos de emisiones de carbono por año. Como toda buena dieta viene acompañada de un manual, basado en el libro de David Gershon, 'Low Carbon Diet'. En 30 días el programa intenta reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de una serie de cambios sencillos en cosas que hacemos a diario, como por ejemplo, lavar la ropa en agua fría o usar el lavavajillas una vez menos a la semana. Nos anima a investigar la eficiencia energética de los aparatos electrodomésticos que poseemos y a pasar a la acción para cambiar las cosas a largo plazo, ahorrar dinero y salvar el planeta.

El programa de Calentador Solar de Agua de Queensland ('Queensland Solar Hot Water Program') se ofrece en combinación con el proyecto federal 'Energy Efficient Homes Package' y, a los que tengan calentador de agua eléctrico, les proporciona un calentador solar por 300 euros, o tan sólo unos 50 euros para pensionistas o personas con bajos ingresos. El programa de 'Energy Choices' ofrece subsidios de hasta 300 euros por la instalación de aparatos de gas, y el de 'ClimateSmart Home Service' cuesta tan sólo unos 30 euros. A los ciudadanos de Brisbane el Ayuntamiento nos devuelve incluso eso.

Y es así, como poco a poco, nuestra casa se está haciendo cada vez más 'verde'. Cuando anuncian uno de estos subsidios, nos apuntamos. Hace un par de años, cuando parecía ya que no iba llover más, el Gobierno Federal y el municipal hicieron una campaña conocida como 'Home and Garden Waterwise' en Brisbane en la que redujimos nuestro consumo de agua a menos de 140 litros por persona y día. Nos dijeron cosas bastante ‘sexys’ como que nos ducháramos en pareja, otras de cajón como que cerráramos el agua cuando no la estuviésemos usando, y, sobre todo, nos dieron subsidios para tanques de agua de lluvia, para cubiertas para la piscina, lavadora frontal e inodoro de doble descarga.

Un fontanero vino a casa, como el electricista, para mirar que no hubiera grifos con gotera, instalar perlizadores en todos los grifos y duchas, y relojes de arena de cuatro minutos para cronometrarnos en la ducha. Y la verdad es que, aunque la lluvia volvió y de momento parece que nos sobra, consiguieron que ahora en casa usemos la mitad del agua que utilizábamos hace dos años —una media de 325 litros por día para toda la familia—. Como dicen, el saber no ocupa lugar y ahora que sabemos la energía que estamos consumiendo, espero que aprendamos a reducirla drásticamente. ¡Horror! El monitor marca 60 céntimos. Seguro que puedo apagar algo.

Fuente:

SOITU.ES

Enviar esta noticia a un amigo

« Volver al listado

 
ENERGYLAB, CENTRO TECNOLÓGICO DE EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Edificio CITEXVI, Local 1 R/ Fonte das Abelleiras, s/n
Campus Universitario de Vigo 36310 Vigo
Tel. 986 120 450